EL Observador

19:32 hrs. Viernes 17 de mayo de 2013 Octavio Villatoro López

El riesgo de un paso fronterizo a baja altura

Octavio Villatoro López / Editor El Observador de Aconcagua

Como un habitual visitante de la montaña, sobre todo en invierno, una de las razones que siempre me lleva a no viajar pasa por todo lo que significa enfrentar el tortuoso camino que lleva al Complejo Fronterizo Los Libertadores.

Pero no sólo eso, también esa constante preocupación que ocasiona mantenerse lo más atento posible a la condiciones de tránsito, considerando la cantidad de camiones que circulan por la ruta, muchos de ellos a gran velocidad y que lo dejan a uno siempre pensando sobre la posibilidad de encontrarse con un accidente en la siguiente curva.

Debemos afrontarlo, esa es la realidad del Camino Internacional, una ruta que tiene sus riesgos y que, a veces, colapsa por la gran cantidad de vehículos que circulan cada día.

Esto sin contar los problemas que se originan producto de las bajas temperaturas y el hielo en la vía, lo que también complejiza el poder acceder de forma normal hasta la montaña.

No tengo recuerdo de todo lo que se ha dicho en cuanto a proyectos y también ideas sobre cómo solucionar el problema que se origina con una carretera que se quedó atrás y que no responde a la demanda actual de comercio, ni menos se puede proyectar para el futuro inmediato.

Lo concreto es que hoy, las posibilidades que se manejan son ampliar el Complejo Fronterizo Los Libertadores y buscar los mecanismos para que la carretera cumpla con los estándares básicos, es decir, mantener una carpeta de rodado adecuada y con las condiciones de seguridad que se necesitan.

Pero, en la práctica, seguirá siendo la misma ruta, con las mismas vueltas y con los mismos riesgos.

Dentro de todo esto preocupa que pese a todas las millonarias inversiones, hoy el primer paso terrestre del país se vea amenazado por otra iniciativa binacional, que pretende construir un paso fronterizo en la comuna de Machalí.

Es el proyecto más importante que se planea en la Región de O?Higgins. En el caso que Chile y Argentina logren concretar la ambiciosa idea, esa zona terminaría con su condición de mediterraneidad y ayudaría mucho en el desarrollo social y económico de las 33 comunas que la conforman.

De esta forma, el Paso Las Leñas, ubicado en el sector de la laguna de Los Pejerreyes, es un cruce fronterizo ubicado a baja altura, muy utilizado por los arrieros que recorren los dos países.

Es, precisamente, el factor de baja altura lo que más ha llamado la atención. La pretensión de las autoridades que trabajan en post de este proyecto, es que San Rafael y Rancagua queden unidos a través de una carretera que contaría con un túnel de cerca de 12 kilómetros.

Esto mejoraría la conectividad entre estas dos urbes, pero también ayudaría a descongestionar el Paso Fronterizo Cristo Redentor, mejorando la conexión entre el Atlántico y el Pacífico, con un factor adicional: podría estar operativo todo el año, lo que no ocurre acá.

Por eso, hoy las autoridades locales deberían pensar cómo contrarrestar el efecto que tendría esta obra, buscando una alternativa para que el paso Cristo Redentor mantenga su condición de primera entrada y que se proyecte al futuro.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.