EL Observador

19:46 hrs. Martes 30 de abril de 2013 Caroline León Carrasco

Herramientas públicas y formulación de proyectos en agro

Caroline León Carrasco / Gestor de proyectos-Creas

El concepto de "Innovación" posee muchas definiciones, pero sin duda, una de las más certeras es el concepto que aparece en el Manual de Oslo, donde se dice que "innovar es utilizar el conocimiento y generarlo si es necesario, para crear productos, servicios o procesos que son nuevos para la empresa, o mejorar los ya existentes, consiguiendo con ello tener éxito en el mercado", concepto compartido por la OCDE, y en el cual se ha basado para decir que nuestro país está muy por debajo de los países que conforman dicha organización y que lideran en inversión privada en I D (Investigación y Desarrollo).

Al respecto, Chile ha creado un conjunto de herramientas públicas para impulsar la inversión privada en I D, entre las que se destaca la nueva Ley de Incentivo Tributario a la Inversión Privada en I D entre otras fuentes de cofinanciamiento público de proyectos a través de agencias como Corfo y FIA, ésta última enfocada sólo en el sector alimentario, silvoagropecuario y forestal. Si bien es cierto que está la intención de acercar estos fondos al sector privado, aún existe un desconocimiento generalizado por parte del sector productivo respecto del funcionamiento de estos recursos, y simplemente dejan pasar la oportunidad de materializar sus proyectos, y es en este sentido, que entidades como el Creas vienen a acercar los recursos públicos al sector privado mediante la formulación y ejecución de iniciativas en conjunto.

En este ámbito se debe destacar la potencialidad que posee el sector ogro para desarrollar proyectos I D, que involucran tópicos como el efecto del estrés abiótico en la calidad nutricional y saludable de diferentes plantas y frutos, como paltos, tomates, frambuesa y frutos nativos, estableciendo a su vez estrategias para incrementar la productividad y competitividad de distintos cultivos, o la capacidad que tienen distintas plantas para absorber metales y su potencial uso como biorremediadores de suelos contaminados, bajo la premisa que se debe tener un suelo libre de contaminantes para el cultivo de especies que resulten inocuas para la población que las consume.

En esta misma perspectiva se pueden desarrollar proyectos para potenciar el uso integrado de plagas o desarrollar biofertilizantes y biopesticidas, para disminuir el uso de agroquímicos en cultivos de interés, mejorando la calidad nutricional de los vegetales y creando valor en la cadena de cultivo de frutas y hortalizas mediante su aporte a la salud de las personas.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.