EL Observador

18:33 hrs. Martes 12 de marzo de 2013 Ricardo Ortiz Calderón

El centro de Quillota, cada día más abandonado

Durante el último período de tiempo se han abierto varios polos comerciales en la periferia de Quillota y para algunos esto fue motivo de queja.

Yo creo que es necesario entender que la ciudad crece y pretender que el sector comercial se mantenga concentrado, es impresentable, aunque sería bueno, pero objetivamente, Quillota crece y eso hace que aparezcan estos centros comerciales modernos y llamativos y en sectores más optimizados desde el punto de vista de la infraestructura.

Estos centros más que una preocupación me generan un llamado de atención referido al abandono que sigue presentando el centro de Quillota, que es su principal polo comercial.

Si uno se pone a pensar en nuestro centro -el tradicional-, el que está adyacente a la Plaza de Armas, puede ver que hay varios locales nuevos que han aparecido.

Hace unos días recorrí la calle Prat y pude notar varios locales que han cambiado notablemente su fachada, dándole a esa calle otro estilo. Lo mismo pasa en calles Freire y Chacabuco.
Pero aún así hay muchas cosas que faltan, ya que se nota que las inversiones han sido de privados. Sin duda las inversiones públicas se han ido a otros sectores.

Hay un cambio que es necesario reconocer, apreciar y celebrar, pero también pareciera ser que el Estado se preocupa sólo de lo que está relacionado con la avenida Condell y todas sus etapas, dejando de lado la parte antigua del centro.

Otra de las cosas preocupantes es el hecho de la pantalla. Se supone que la plaza debe pertenecer a todos los quillotanos, por lo que pienso que colocar una pantalla allí fue una aberración.

Hay algo que he dicho varias veces y es que es impresentable que no haya habido ninguna ornamentación en el centro de la ciudad durante todo el año 2012. Parece increíble que no haya una motivación de parte de nuestro municipio para hacer algo que produzca un cambio.

Creo que la responsabilidad es de quien debe marcar la pauta. Debe producirse un trabajo conjunto entre lo público y lo privado, pero es preciso determinar un programa por parte de lo público para que el sector privado sepa cuáles son las acciones a seguir.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.