EL Observador

12:25 hrs. Viernes 22 de febrero de 2013 Dr. Patricio Cereceda Valenzuela

El Hospital se debe construir desde ahora

Dr. Patricio Cereceda Valenzuela / Director Hospital San Martín de Quillota

El edificio del Hospital San Martín fue planificado en los años cuarenta. Entró en funcionamiento a fines de los 50 y la realidad de entonces era muy diferente a la actual; tanto en el aspecto demográfico como en la misma medicina. La medicina en ese entonces era muy rudimentaria, pero el avance que ha tenido la técnica y la tecnología médica en los últimos veinte o treinta años es vertiginoso. Nosotros no nos hemos dado cuenta. Debido a esto el hospital, funcionalmente está obsoleto. Y por lo mismo, se volvió una urgencia construir el nuevo edificio, que cumpla con todos los requerimientos y estándares mundiales.

Sin embargo, construir un nuevo hospital, no sólo implica el edificio, las obras civiles y el equipamiento; es mucho más que eso. Implica una mejoría de los procesos que se realizan para verificar la atención de los pacientes, que representan aspectos más cualitativos, sucesos que son materiales, que hablan de una mejoría en los procesos de atención. No sacaríamos nada con tener un edificio nuevo, de equipamiento espectacular y que las cosas no se hicieran bien.

Junto con esto es muy importante el rol de los habitantes de Quillota, los que siempre han estado muy vinculados al hospital, no sólo por la parte asistencial sino también por su participación en las diversas instancias en que el Hospital San Martín ha ofrecido y necesitado de ellos.

Por ejemplo, el Consejo Consultivo de usuarios es un momento de contribución y colaboración. A través de esto, la comunidad conoce la marcha de todos los procesos y va aporta con su opinión de desarrollo futuro y, nosotros por otro lado, nos vamos enterando de lo que la ciudadanía necesita en materia hospitalaria. Hay que reconocerlo, en el hecho de haber ganado este proyecto de hospital nuevo, la comunidad fue fundamental. Es mérito de ellos también.

En Quillota ha existido siempre la fortaleza, muy grande, de que la comunidad siente que el hospital es "su" hospital, porque está muy pendiente de lo que pasa. En lo personal, la gente nos identifica con "El San Martín", al punto que en la calle nos paran y dicen: "Oiga, ¿cómo va el proyecto?". Nadie ve ajeno el recinto, no es una institución impersonal, fría y distante. Lo ve como algo propio y le importa lo que pasa aquí. Esta es una rica relación de mutuos beneficios. Es una retroalimentación. Gracias a esto hemos podido mejorar los procesos.

A eso me refiero cuando hay que empezar a hacer las cosas bien. Aquí y ahora. Y desde ya, en conjunto con la comunidad y mejorando en todos los procesos internos, eso significa un servicio se salud integral. Es mucho más que la construcción de un edificio nuevo.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.