EL Observador

17:16 hrs. Martes 18 de diciembre de 2012 Francisco Jorquera Santis

Reserva Mundial de la Biosfera

Francisco Jorquera Santis / Psicólogo

más columnas

La Cuesta de La Dormida, el Cerro El Roble, el Cerro La Campana, el Cerro Las Vizcachas, las Palmas de Ocoa, parte de la Cordillera de la Costa Central de nuestro país, albergan tesoros, en mi opinión, infravalorados por la mayoría de las personas que los habitan y frecuentan.

¿Qué pasaría si la mayoría de los habitantes de esas comunidades valoraran la importancia de esa hermosa y densa capa de nubes que separan los cerros durante las mañanas en dos condiciones ecológicas diferentes? ¿Cómo serían las conductas de esas comunidades que viven y conviven en medio de esa biodiversidad, sabiendo que en un solo lugar de este planeta podemos ver reunidos matorrales de espinos, tebos y quiscos en las laderas de exposición norte, bosques de robles sobre los novecientos metros de altitud en las laderas sur de las montañas, bosques de canelos, peumos y boldos en la mayoría de las laderas sur de nuestros cerros, gloriosas palmas chilenas, y matorral estepárico de altura en las cumbres más elevadas?. ¿O que en estas montañas se han realizado importantes hallazgos científicos con respecto a especies de invertebrados, insectos y arácnidos?

Creo que existiría una mirada diferente con respecto a nuestro entorno, y una relación con éste más respetuosa, favoreciendo la conservación y el desarrollo sustentable de aquellas comunidades aledañas mediante un uso racional de sus recursos. Quizás un estilo distinto de hacer turismo, basado en el ecoturismo y etnoturismo conjugando la importancia de aquella biodiversidad de ecosistemas compuestos por especies nativas con aquellas expresiones culturales identitarias, únicas, y por lo tanto especiales, de los diferentes rincones de Olmué, como Caicai, Granizo, Quebrada Alvarado, Las Palmas, La Dormida y La Vega que se han cultivado y han perdurado en el devenir de la historia, a veces escondidas en medio de esos cerros.

Pues bien, hoy en día existen grupos no menores de personas interesadas en la valoración, la conservación y el desarrollo económico y cultural sustentable para la comuna de Olmué, con el conocimiento de su propia identidad, considerando el progreso sin abandonar ni desechar el patrimonio, tangible e intangible, que constituyen muestras claras de la construcción social de estas culturales locales. No obstante creo que en ellos está la tarea, hoy en día, de promover esta conciencia, estos conocimientos y construir un Olmué como Reserva Mundial la Biosfera.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.