EL Observador

11:08 hrs. Viernes 07 de diciembre de 2012 Karen Maldonado Vergara

Explotación comercial sexual

Karen Maldonado Vergara / Asistente Social - Proyecto Markaza

A partir de los recientes acontecimientos y aberrantes noticias que han conmovido a un país, es preciso detenernos en las víctimas de esta más grave vulneración que puede afectar a los niños, niñas y adolescentes.

Quienes son víctimas de explotación sexual comercial no solo han sufrido carencias afectivas, sino también numerosas experiencias traumáticas. A lo largo de su corta existencia han experimentado un dolor permanente.

La ausencia de cariño, ternura, de palabras amorosas, genuinas y la permanente frustración han sido constantes, impregnándose en sus vidas desde muy pequeños.

Estas múltiples experiencias traumáticas quedan almacenadas en el sistema nervioso central obteniéndose una memoria totalmente sobrecargada. Muchas experiencias posteriores despiertan los dolores traumatizados, sobredimensionando las reacciones y llevando a serias alteraciones en los procesos de socialización de menores que han sido impedidos de adquirir las herramientas necesarias para integrarse en la sociedad o, lo que es peor, se han adaptado a las injustas situaciones que les ha tocado vivir.

Han aprendido a desarrollar una serie de patrones conductuales como mecanismos o formas de vida que atentan contra sí mismos y que permiten el abuso, maltrato y manipulación de parte de los adultos.

La situación develada a partir del trabajo con niños, familias, clientes y proxenetas ha permitido constatar los efectos devastadores que provoca la explotación sexual comercial infantil y adolescente en aquellos que están directa o indirectamente relacionados.

Las huellas que han dejado estas dolorosas experiencias se manifiestan de diferente manera dependiendo de la edad maduracional y cronológica de quienes las han sufrido. Así, por ejemplo, en el caso de los adolescentes, es necesario considerar aquellos aspectos, características y conflictos que se presentan en esa etapa, relacionados especialmente con la consolidación de la identidad.

Se ha observado que aquellos niños que han caído en esta práctica por permanecer gran parte del día fuera del hogar o vivir en la calle, presentan algunas diferencias con las niñas que han sido seducidas por adultos que dirigen redes de explotación sexual comercial más sofisticadas.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.