EL Observador

12:58 hrs. Viernes 06 de enero de 2012 Eduardo Gallardo Tello

Puntajes PSU ¿qué hacer ahora?

Eduardo Gallardo Tello / Profesor

Esta semana se dieron a conocer los puntajes de la PSU. Los resultados del proceso no nos indican nada nuevo, la desigualdad existe (de los 100 mejores colegios de Chile hay 98 particulares pagados y 2 municipales, el Instituto Nacional y el Carmela Carvajal), por lo tanto urge cambiar no el instrumento, pero sí la forma de seleccionar. Por lo pronto, al puntaje de las pruebas, al puntaje que se entrega por las notas de enseñanza media, se le sumará un ranking de los mejores alumnos de los colegios municipales y particulares subvencionados, con un porcentaje que aún no está resuelto. Más aún, se espera el resultado de un estudio que responderá por qué en la PSU le va mejor a hombres que a mujeres, para hacer cambios en dos años más.

¿Qué pasará con los que no queden en la carrera que deseaban? Recuerden que pueden ocupar el puntaje de este año para la prueba siguiente, pero además se debe saber que los puntajes bajo los 430 puntos pueden avanzar hasta los 580 puntos y los que están sobre los 480 puntos subir un máximo de 100 puntos por año, esto en el mejor de los casos. ¿Cuál es el mejor de los casos? Un alumno que realiza todas las guías, todos los ensayos, asiste a todas las clases y luego se compromete para seguir estudiando y mejorando las deficiencias que se observan en el resultado de sus pruebas y ensayos. Es harto tiempo y dedicación, sobre todo si hay un cuarto medio o un trabajo de por medio. Toda excepción a esto confirma la regla.

Lo del puntaje es así, no es verso y se explica simplemente porque una preparación de un año no puede suplir las deficiencias de 12 años de escolaridad. Entonces ¿cómo prepararse para rendir una buena PSU? La preparación puede ser personal (hay mucha información en la web disponible) que será exitosa en la medida que haya una buena planificación y que ésta se cumpla a cabalidad, todo supervisado por el mismo estudiante. Si no fuera así, puede prepararse con profesores particulares, (aquí puede prepararse por materias con profesionales experimentados en la obtención de altos puntajes). Por último, está el preuniversitario, un espacio abierto que se ha convertido muchas veces en "la salvación" de las familias para ingresar a la universidad. Como es un complemento al colegio, quiero recomendar que no puede ser la mensualidad de un preuniversitario más caro que la de un colegio, más todavía cuando acabo de comentar los máximos ascensos a los que se puede aspirar. Hay varias posibilidades en el mercado para cotizar sobre todo en la zona.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.