EL Observador

10:15 hrs. Martes 26 de julio de 2011 Guillermo Sepúlveda Berríos

Democracia participativa vinculante

Guillermo Sepúlveda Berríos / Presidente UNCO Los Molinos - Villa Alemana

Muchas veces los dirigentes somos invitados a reuniones con la autoridad para consultarnos nuestra opinión sobre temas tales como la gestión municipal, presupuestos participativos u otros proyectos, pero lamentablemente nuestra participación se queda sólo en la ?consulta? porque nos escuchan, pero de ellos depende que se aprueben o no. Por ejemplo, si nosotros rechazáramos la venta de alcohol en un lugar, pero los concejales junto con el alcalde la aprobaran, nuestra opinión no serviría de mucho y eso no sería un ejemplo de ?democracia participativa vinculante?.

Los proyectos no son de responsabilidad municipal, son iniciativas de la comuna, de los dirigentes y de los pequeños sectores que conocen bien las necesidades de su gente. La municipalidad en caso de que se necesite de su apoyo técnico debería cooperar, pero no decidir por nosotros.

Actualmente el único canal en que los dirigentes podemos ser vinculantes es en los presupuestos participativos, ya que tenemos injerencia para decidir en qué ocuparlos y los ganamos por votación popular, pero aún falta mucho más para poder avanzar en este terreno. Sin embargo, hay casos que son ejemplo de lo que es ser vinculante, como el de la Norponiente y lo ocurrido el año 2009, cuando el ex ministro de Salud Álvaro Espinoza y la ex Presidenta Michelle Bachelet, enviaron cartas felicitando y aprobando el Cesfam de la Norponiente. Dichas misivas llegaron a mi nombre como representante de una agrupación, y eso es ?democracia participativa vinculante? puesto que se pone en valor la actuación de todos nosotros.

Por eso, invito a todos los dirigentes a que lleven a cabo la democracia participativa vinculante iniciando cada gestión preguntándose: ¿lo que digamos va a ser vinculante?, ¿lo que manifestemos tendrá alguna relevancia en la decisión final? Los llamo a que tengan confianza en lo que hacen, a no desanimarse, pero que se mantengan dignos y confiados en que lo que digan y hagan irá en directo beneficio de la gente a la que representan.

Nuestros ?sueldos? son los beneficios que reciben los vecinos a los que representamos, por eso como dirigentes tenemos que dar nuestra opinión y si no nos sentimos oidos busquemos uniones, porque de esa manera todo puede ser posible.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.