EL Observador

10:07 hrs. Martes 18 de abril de 2017 Roberto Silva Bijit

Ocupamos el séptimo lugar en Chile con la mayor cantidad de fallecidos que estaban en lista de espera de hospitales

A pesar de la importancia que en salud le dan a las estadísticas, cuesta mucho llegar a conocer algunos números críticos. Pareciera que las cifras fueran secretas. Pero en verdad no lo son, tal como quedó demostrado a través de un informe que la Subsecretaría de Redes Asistenciales le enviara al Congreso en febrero de este año.

Ojo con el dato: 24.817 personas fallecieron en el año 2016, mientras se encontraban en lista de espera en alguno de los 29 servicios de salud pública que funcionan en el país. De ellas, 22.459 estaban esperando la primera consulta con un especialista y 2.358 estaban esperando una intervención quirúrgica.

Si hay algo dramático y trágico son las listas de espera en los hospitales. El numerito de madrugada, la cola interminable, el ningún apuro de nadie, la angustia de los pacientes, la rabia de los familiares y esa forma pesada que tiene de pasar el tiempo cuando la gente está enferma.

Para nosotros es todavía más grave el problema, ya que las personas pueden morir en la lista de espera, o cuando son atendidos de urgencia, morir a bordo de la ambulancia que nos traslada a Viña del Mar o Valparaíso, porque ninguno de nuestros centros de salud tiene resolución total. Aquí en la zona nos estabilizan y nos mandan de viaje.

Sería injusto decir que todos los casos corresponden a muertes que se podrían haber evitado si los hubieran atendido, porque esa no es la realidad, especialmente cuando las tres cuartas partes de las listas de espera están integradas por personas mayores de 65 años.

Es más, en el mismo informe se señala que entre marzo del 2014 y enero del 2017, se han resuelto 5 millones 757 mil atenciones de personas en listas de espera y 539 mil cirugías, con un promedio mensual de 164 mil atenciones a lo largo del país.

En el informe se indica que el Servicio de Salud Viña del Mar - Quillota ocupa el séptimo lugar a nivel nacional con más personas fallecidas esperando una consulta durante el año 2016. La cifra llega a los 1.091 casos, siendo superados sólo por la región del Maule y cinco servicios metropolitanos de salud.

En los casos de fallecidos esperando por una cirugía, ocupamos el tercer lugar a nivel nacional con 163 casos. Es necesario advertir que el primer lugar lo ocupa Valparaíso con 276 casos. En otras palabras, aquí en nuestra región, es más difícil lograr ser operado, cuesta más encontrar el día y la hora para entrar a pabellón y puede ocurrir como en estos casos que estamos citando, que cuando lo llamen, ya está muerto.

En cada hospital hay personas encargadas específicamente de monitorear las listas de espera, para contactar, asignar y confirmar telefónicamente a los pacientes para sus citas con los médicos, por lo tanto, se entiende que este proceso es la forma para ser atendido y es el camino que deben recorrer los enfermos para llegar a la consulta del médico.

Si todo sigue tal como va, en unos tres a cuatro años más podríamos tener el nuevo hospital Biprovincial ya funcionando, y si nos va mejor, podríamos conservar el antiguo hospital y transformarlo en un importante Centro Geriátrico, con lo cual, estaríamos mucho más cerca de reducir las listas de espera y entregar una mejor atención a los pacientes de nuestra zona.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.