EL Observador

8:04 hrs. Martes 04 de abril de 2017 Roberto Silva Bijit

Sobra dinero para realizar la extensión del tren a La Calera, pero no lo quieren entregar

Resulta increíble la forma cómoda e insensible de hacer política que tenemos en nuestro país. Las explicaciones absurdas de algunas autoridades, el centralismo siempre acechando a las regiones y la poca fuerza que tienen todas las autoridades -designadas y elegidas- de nuestra Quinta Región para impulsar proyectos importantes.

Vamos a revisar, una vez más, los problemas que ha tenido la extensión del tren a Quillota, La Cruz y La Calera.

Hace siete años se promulgó la Ley Espejo del Transantiago, que busca que los mismos montos inyectados al transporte de la capital sean invertidos en servicios equivalentes en regiones.

Los datos duros. Entre el 2010 y el 2016, se le entregaron a modo de subsidio al Transantiago, 4.055 millones de dólares y los aportes a regiones, en ese mismo período, llegan a los 3.119 millones de dólares.

Eso significa que al finalizar 2016, los recursos no ejecutados en proyectos en regiones ascienden a 935 millones de dólares, que es una suma suficiente para hacer tres veces la extensión ferroviaria en nuestra zona.

¿Dónde está ese dinero?

Esos millones de dólares quedan depositados, sin usar, en el Fondo de Apoyo a Regiones (FAR) que maneja la Subsecretaría de Desarrollo Regional (Subdere) a través de los Gobiernos Regionales (Gores).

La respuesta que entregó la Subdere fue que a pesar de haber mucha plata no hay cómo invertirla porque los gobiernos regionales no tienen ni las atribuciones ni el personal técnico capacitado para presentar proyectos de envergadura que permitan realizar las obras. Agregó que recién el próximo año sería presentada una ley de Transferencia de Competencia de los Gores, gracias a la cual, los fondos podrán derivarse a proyectos concretos.

El subsecretario del Ministerio de Transportes, Carlos Melo, fue categórico al confirmar que "el FAR es una herramienta donde los recursos se almacenan para buscar iniciativas de inversión mayor y que efectivamente hasta la fecha no se han usado, porque no se presentan proyectos".

Por su parte, para explicar la desidia, desde la Comisión de Transporte de la Cámara de Diputados, acusan falta de transparencia del Ministerio de Transportes, reclamando que nunca han entregado información objetiva sobre el traspaso de recursos a través de la Ley Espejo del Transantiago y denunciando que esta es la forma que tiene el Ministerio de Hacienda para incumplir la ley, además de restarle recursos a las regiones.

En pocas palabras, lo que falta es gestión y no plata.

Hace poco, escuchamos que el presidente de EFE, Germán Correa, le echaba la culpa al Ministerio de Hacienda, que con las reducciones, había postergado la extensión del tren hasta La Calera. Pero eso no es verdad, porque los fondos están en el Fondo de Apoyo a Regiones.

El mismo Correa, hace un par de semanas, dio a conocer el Plan Trienal de la Empresa de Ferrocarriles del Estado, asegurando que incluye el proyecto de extensión del tren desde Limache a La Calera. El plan comienza este año y termina a fines del 2019, período en que debieran realizarse los estudios de ingeniería para esa y otras inversiones, como el tren a Lampa y Melipilla.

Queda la sensación que todos esos recursos fiscales son pocos para satisfacer las demandas de los santiaguinos y su quebrado sistema de movilización. También se refuerza la convicción que Santiago es Chile y se come el dinero de las regiones. Pero por último, uno debe reconocer que los actores de nuestra región parecieran desconocer temas básicos en el manejo político de las platas fiscales y en especial las de la Ley Espejo.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.