EL Observador

9:51 hrs. Viernes 03 de marzo de 2017 Marisol Valdés Riffo

Mil formas de matar el turismo

Con bastante frecuencia, y especialmente en el período previo a la temporada estival, publicamos en nuestras páginas diversos esfuerzos privados, públicos y mixtos, orientados a fortalecer la actividad turística en las diferentes comunas.

Tal es el caso de Olmué, por ejemplo, donde se creó recientemente la denominada "Ruta de la Cerveza" o de los diferentes planes desarrollados por Sernatur para impulsar el Turismo Rural, por ejemplo, o de las innumerables iniciativas que comunas como Concón, desarrollan para atraer a turistas extranjeros y nacionales.

En fin, podría nombrar muchísimos ejemplos en este sentido que, al menos en el papel resultan bastante positivos y atractivos. Pero, ¿qué pasa en la realidad?
Veamos algunos ejemplos.

Durante mis vacaciones volví a un conocido centro de eventos y camping en el sector de El Romeral, en Hijuelas. Es más, se lo recomendé mucho a unos familiares de Viña, que vinieron seducidos por las bondades que les describí. Tras pagar la entrada de cinco mil pesos, disfrutamos el asado, las piscinas y el entorno. Pero a la hora de tomar un tecito la cosa cambió. No había luz (la cortaban en todo el camping hasta bien entrada la tarde), tampoco prestaban enchufe para el hervidor, pero sí nos cobraron mil pesos por un litro y medio de agua hervida. ¿Querrán mis familiares volver? Lo dudo.

En Horcón, el vertimiento de aguas servidas al mar, a pocos metros de la feria artesanal, provocó innumerables reclamos y que hasta la tarotista de la televisión Ángeles Lasso apareciera denunciando el hecho a los cuatro vientos. Sé de personas que deseaban ir a la caleta, pero el solo pensar en el aroma que les esperaba les hizo desistir.

Y así suma y sigue: campings que no tienen ni un teléfono para hacer consultas, o peor, que jamás lo contestan; empleados malhumorados sin ni una noción de cordialidad; falta de información veraz, oportuna y accesible para los turistas; en fin, son infinitas las formas en que podemos matar el turismo en nuestra zona, a pesar de los ingentes esfuerzos de las entidades vinculadas al rubro.

Para un buen emprendedor o empresario, estos pequeños detalles no deberían pasar por alto, por el contrario, los libros de reclamos (y de felicitación) son piezas claves que deben ser tomadas en cuenta. Si no me cree, lea esta frase de Bill Gates, el co-fundador de Microsoft: "Tus clientes más insatisfechos son tu principal fuente de aprendizaje".



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.