EL Observador

12:41 hrs. Martes 10 de enero de 2017 Roberto Silva Bijit

¿Qué es lo novedoso de la última encuesta CEP?

Que al 2% de los chilenos les gustaría que Leonardo Farkas fuera el próximo Presidente de la República. Seguro que están muy desilusionados de la política y tal vez se imaginan al rubio de pelo largo lanzando billetes desde el balcón de La Moneda. (Y claro... ellos abajo del balcón).

Por lejos el principal problema es el asalto de la delincuencia al sistema nacional. Tiene en jaque al país y nadie reacciona, al revés, hacen mea culpa por los que detienen y dejan libres, por lo que pasean sonrientes por la puerta giratoria. Los bandidos siguen disparándoles a los legisladores, a los tribunales y a los sistemas policiales. Los ciudadanos de a pie poniendo rejas en sus ventanas y puertas, contratando alarmas, cámaras de seguridad y asistiendo a clases de tiro al blanco. Negro futuro.

La encuesta también dice que hay preocupación por la detención del desarrollo económico, (67% cree que el país está estancado) por la falta de empleo para los sectores rurales, por la mala atención en salud y por la miseria de las pensiones, que nada tienen que ver con lo que la gente ganaba cuando trabajaba. Jubilar para volverse pobre y necesitado, sin dignidad.

La mitad de los encuestados (52% para ser exactos) cree que las universidades debieran ser gratuitas solo para los estudiantes de menos recursos. El gobierno insiste en otra cosa.

Sobre la corrupción hay un dato curioso. El 85% nunca se ha enfrentado a algún empleado que le hubiera pedido una coima, el 5% casi nunca y otro 5% solo a veces.

En política siempre hay "novedades" que demuestran el hastío y desprecio de la gente por el llamado "arte de gobernar". El 89% no sabe que existe un nuevo sistema electoral para elegir diputados y senadores, el que se hizo incluso con una modificación de la Constitución. El 62% no se identifica con ninguna posición política. Apenas el 8% dice que conversan temas de política en familia.

El creciente desinterés en la política también se expresa en la encuesta cuando el 58% de las personas entre 18 y 24 años declaró no haber ido a votar en la última elección municipal.

Recordemos que solamente el 35% de los electores fue a votar en las elecciones de diciembre pasado, conformando el escandaloso 65% de abstención, cifra récord en la historia electoral de Chile. Sin embargo, ahora el 46% declara que "con toda seguridad" irá a votar el domingo 17 de noviembre. Creemos que esta intención de voto es solamente para responder políticamente correcto en la encuesta y que la abstención se mantendrá en los graves niveles que ya alcanzó. Este dato es muy importante para los encuestadores, porque todas las fallas que tuvieron en sus pronósticos en la pasada elección se debieron a que nunca imaginaron el 65% de abstención. Lo categórico es que el 15% de los encuestados asegura que no votará en las próximas elecciones presidenciales.

Siguiendo una costumbre muy chilena, cuando ya se acerca el fin de un proceso, en este caso el término en 11 meses más del gobierno de la Presidenta Bachelet, la gente comienza a compadecerla y le brinda en apoyo esa compasión, por eso la Presidenta subió en cinco puntos su aprobación. Antes tenía un 15% y ahora subió al 20%. En otros aspectos, al 30% le da confianza y al 66% no le da confianza. El 78% cree que gobierna con debilidad; el 76% cree que ha actuado sin destreza ni habilidad y el 68% la siente lejana. O sea casi todo mal.

Finalmente la carrera presidencial: el 20% quiere que Piñera sea Presidente; el 17% que sea Guillier y el 5% que sea Lagos. Piñera tiene un 37% de rechazo y un 34 de aprobación. Guillier tiene un 16% de rechazo y un 47 de aprobación. Lagos tiene 45% de rechazo y 23% de aprobación.

Nadie puede cantar victoria porque en política, como en el fútbol, los partidos se ganan con goles y el verdadero pitazo inicial todavía no suena.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.