EL Observador

9:12 hrs. Martes 20 de septiembre de 2016 Marisol Valdés Riffo

Las "chilenidades" que debieran ser erradicadas

Una vez más, la chilenidad se hizo presente en estas Fiestas Patrias: hubo asados, brindis, terremotos de todas las magnitudes, cuecas, empanadas, y harto blanco, azul y rojo por doquier.

También, hasta ayer, había 24 fallecidos por accidentes de tránsito, desglosados en 12 atropellos, siete colisiones, tres choques y dos volcamientos, que se engloban en un total de 658 accidentes de tránsito en todo el país, según lo informado por Carabineros. Afortunadamente, de esos 24 muertos ninguno es de alguna de nuestras comunas, lo cual es destacable.

Estas últimas cifras son el reflejo de una chilenidad trágica, que señala con cifras rojas la cantidad de compatriotas que pierden la vida a causa de accidentes derivados mayoritariamente del consumo de alcohol, la imprudencia y la irresponsabilidad y que aun no sabemos cómo erradicar, a pesar de la Ley Emilia y los cientos de campañas que Carabineros y Conaset despliegan cada año previo a estas fechas. Pareciera que un "18" no fuera "18" sin una ruma de muertos que contar.

También pudimos apreciar la chilenidad delictual, esa que se aprovecha que las familias salen a disfrutar para meterse a las casas y arrasar con lo que pueden para vender el fruto del robo a precio de huevo en cualquier feria o esquina, sin que nadie fiscalice el origen de la "mercadería" y, peor aún, que otros chilenos aprovechen de comprar lo que les fue robado a sus compatriotas, solo por ahorrarse unos cuantos pesos.

La otra chilenidad que por estos días está causando polémica, es el mal llamado "deporte nacional", el rodeo, cuestionado -y a mi manera de ver con bastante razón-como una forma de maltrato animal, innecesario y brutal. ¿Cuántos chilenos se sienten identificados por esta práctica (porque de deporte no tiene nada)? ¿Cuántos defensores de esta aberración estarían dispuestos a ser "atajados" por dos caballos contra una empalizada para dar fe de que a los animales "no les pasa nada"?

Soy chilena y amo profundamente a mi patria, pero debo decir que este tipo de chilenidades me avergüenzan igual de profundamente. La chilenidad de robar cuando se puede, de hacerse el loco cuando le dan vuelto de más, de cambiar los precios de la carne en el supermercado, de botar la basura donde sea, de no ser capaces de concebir una fiesta o celebración sin terminar borrachos debajo de la mesa, o de pronunciar el peligroso "¡curao manejo mejor!"

Es que la verdadera chilenidad no consiste solamente en cantar el Himno Nacional a grito pela'o en el estadio o en ver la Parada Militar cada 19 de septiembre. Fundamentalmente debiese ser el respeto a los propios compatriotas, a nuestro medio ambiente y a nuestros animales. Y si para ser mejores chilenos es necesario cambiar viejas tradiciones deberíamos estar dispuestos a cambiarlas.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.