EL Observador

9:09 hrs. Martes 20 de septiembre de 2016 Francisco Calderón Quinteros

¿Orgullo de ser chileno?

Ya terminaron las Fiestas Patrias. Se comió, se bebió y se bailó durante todo el fin de semana para celebrar el día nacional de nuestro país. Fue el tiempo para gritar fuerte "¡Viva Chile!", izar la bandera, escuchar cuecas y sentir este incontrolable orgullo de ser chileno en cada noche de fiesta.

Pero es justo después de toda esa locura dieciochera que llama la atención este "orgullo" por la patria que invade a tantas personas en estos días. Es que, es inevitable reflexionar y pensar: ¿realmente estamos felices de lo que somos como país?

Es importante hacerse esa pregunta dentro del contexto en el que vivimos, justo cuando este año ha salido a la luz la verdad corrupta de quienes conducen el camino de Chile, llenándose los bolsillos con dinero de todos los chilenos, velando por sus intereses propios y dejando que muchos chilenos vivan en la miseria.

Y claro, es probable que nadie esté orgulloso de la situación en la que se encuentra nuestro país. Pero también es cierto que Chile no se reduce a los representantes políticos, sino que la mayoría de los compatriotas que trabajan día a día con esfuerzo para salir adelante dentro del cruel sistema en el que estamos inmersos.

Creo que en las Fiestas Patrias hay que celebrar por ellos. Por los chilenos y chilenas que se levantan cada mañana cuando aún no sale el sol, por lo que sufren de extenuantes horas de trabajo, por los que deben esperar horas en los consultorios y por los que dedican su vida para que sus hijos tengan todo lo que necesitan.

Es una fecha en la que hay reflexionar y valorar lo que somos como pueblo, homenajearnos como ciudadanos y aprovechar estos pocos días de descanso para festejar a un pueblo que vive una lucha todos los días.

No dejemos de celebrar, pero celebremos a todas las personas se merecen un festejo dentro de la agobiante rutina diaria, como una fuerza de ánimo para seguir adelante, como un espacio de unión de ciudadanos que se encuentran en la misma situación, en espera de que de una vez por todas se logre una situación digna para las personas, que y que podamos decir firmemente "¡Viva Chile!".



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.