EL Observador

19:48 hrs. Viernes 05 de agosto de 2016 Eva Márquez Estay

El caso de Servel y la valorización de las redes sociales

Este martes, Servel hizo público su "Manual de consulta de campaña y propaganda electoral" para los comicios del próximo 23 de octubre; detallando las actividades "permitidas y no permitidas" para divulgar las candidaturas entre el 24 de agosto y el 20 de octubre.

Si bien, dejaba establecidas las regulaciones para que los candidatos publiquen su propaganda en los medios tradicionales, como es "Diario El Observador"; se generó una polémica cuando en el documento se prohibía la difusión de propaganda a través de diarios electrónicos y redes sociales como Facebook, Twitter y WhatsApp.

Confieso que pensé: "En los próximos días los parlamentarios, como nunca, votarán una ?Ley express? para cambiar la situación, pues esto no les conviene". Luego vino la reflexión democrática y ecológica.

Democrática, porque deja más o menos al mismo nivel de exposición al candidato "con pocas lucas" con el que está bajo el alero de los partidos poderosos. Los candidatos con menos "lucas" que quieren aparecer en nuestro "timeline" (línea de tiempo) en RRSS, tienen que trabajar más, publicando a toda hora ideas, fotos, reuniones y eventos, de manera que podamos seguir su trabajo. Además, un buen segmento de votantes valoramos no toparnos con "rostros de 3x6 metros" en carreteras, postes y cuanto panfleto llega a nuestras manos (que después ensucian las calles) y preferimos conocer sus ideas de campaña a través de los medios tradicionales, como las entrevistas en radio y la prensa escrita y digital, lo que es más amigable con medioambiente.

Pero no fue necesaria la "Ley express". Tras el "pataleo" desde el Congreso y desde todos los sectores por considerar la medida extemporánea a la era digital en la que vivimos; la tarde del miércoles el Consejo Directivo de Servel informó que los mensajes por medio de Internet "no son propaganda electoral". Ello, de acuerdo a la legislación vigente y a dos criterios: "la prensa electrónica constituye una forma de prensa escrita" (por lo que se ajustará a las mismas reglas que ésta) y los mensajes a través de redes sociales "no constituyen manifestaciones públicas", por lo que quedan fuera de la definición de propaganda electoral según la actual legislación.

Bien lo de Servel. Bien por darle valor y reconocimiento a las redes sociales en el proceso democrático, pues es claro el impacto y nivel de penetración que tienen en nuestra sociedad y, aunque las publicaciones en redes sociales independientes no tengan la seriedad y el respaldo de las que se publican en las redes de un medio de comunicación con marca; en este "todo vale" y el sinfín de posteos que veremos de aquí a octubre...solo queda decir: "que comience el juego?.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.