EL Observador

16:58 hrs. Miércoles 11 de mayo de 2016 Nuestra Opinión

Una guerra entre hinchas que no debe continuar

Nuestra Opinión / Diario El Observador

más columnas

El fútbol es una pasión que puede aunar comunidades y también voluntades, pero jamás debería ser motivo de venganzas y menos de actos delictuales como el que se registró este fin de semana entre "hinchas" de Unión La Calera y San Luis que, en una peligrosa actitud, que comenzó con el rayado y destrucción de murales, terminó con un local comercial de Quillota incendiado.

Ser hincha de un club significa amarlo y apoyarlo en las buenas y en las malas, pero jamás hacer de eso una bandera de lucha violenta y agresiva. En este caso, esa pasión malsana dejó a una persona de la tercera edad sin su fuente de ingresos. ¿Vendrán los autores de tal daño a remediarlo? Lo más probable es que no. Quizás lleguen a pagar judicialmente su delito, pero el daño a esa persona, que nada tiene que ver con sus mal entendidas justificaciones, ya está hecho.

Lo peligroso de todo esto, es que cuando la violencia se instala en la conducta colectiva de un grupo, cuesta mucho erradicarla, porque el ansia de revancha o de venganza es más fuerte que cualquier razonamiento.

De allí la importancia que las mismas hinchadas censuren este tipo de comportamientos y promuevan la contienda sana y con espíritu deportivo que es la que siempre debe primar.
Tanto San Luis como Unión La Calera son equipos de larga tradición en la zona y no pueden verse involucrados en hechos de estas características, que sólo ensucian los escudos de ambas instituciones con el desprestigio y el deshonor de faltar al espíritu que debe imperar en toda institución deportiva.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.