EL Observador

11:36 hrs. Viernes 08 de abril de 2016 Alejandro Pacheco Guzmán

Mejor tener la plata en el colchón

Este fin de semana me clonaron mi tarjeta del banco y me sustrajeron cerca de 215 mil pesos. Aunque no soy una persona materialista el tema me molestó. Me sentí muy vulnerado y de paso pasé a desconfiar del ya mal catalogado sistema bancario, quienes son los encargados de resguardar el dinero que es depositado en tu cuenta, cobrando lógicamente suculentas comisiones.

Fue mi primera vez y mientras realizaba los trámites para denunciar el hecho ante la justicia y, de paso, recuperar mi dinero por medio de un reclamo ante el banco respectivo, fui conociendo la realidad de muchos trabajadores como yo, quienes sentían seguridad de mantener su dinero en una cuenta bancaria de distinto tipo, pero lamentablemente fueron vulneradas.

En ese punto me quiero detener. Si cada seis meses salen los resultados de las entidades bancarias, las que son multimillonarias, ¿por qué no invierten en mejores sistemas de seguridad para sus clientes, especialmente en los cajeros automáticos? Tengo la leve sospecha que realmente no les interesa.

Hago esta afirmación debido a que, en muchas oportunidades, me ofrecieron seguros ante posibles clonaciones de mi tarjeta de débito. Ahí está el negocio, ellos prefieren mantener y no invertir para evitar las clonaciones, sino que más bien buscan obtener una ganancia por medio de los seguros y convertir la desgracia de sus clientes en una oportunidad ideal para conseguir ganancias.

Eso me generó de inmediato un gran malestar, cómo llegamos al extremo de convertir hechos delictuales en una posibilidad de lucrar. Además, el tiempo de espera y la incertidumbre de que el banco no acepte su responsabilidad y se niegue a devolver tu dinero, recurrir a instancias superiores y seguir perdiendo el tiempo hasta que después de una larga batalla te devuelvan a regañadientes lo que te pertenece.

Nuestra sociedad no respeta a los adultos mayores y menos su sabiduría. Sin embargo de inmediato, me acordé que los antiguos preferían por un tema de desconfianza hacia los bancos o cualquier institución de ese tipo, mantener su platita bajo el colchón. Yo me reía a veces de ese término, debido a que había que dormir sobre tu dinero para mantenerlo seguro, sin embargo encuentro cada vez más acertado.

Yo me volveré en un "dinosaurio" y dejaré mi dinero en ese lugar, porque prefiero mil veces que me lo roben en mi casa que venga una banda de pelotudos y me clone la tarjeta a vista y paciencia de a quien le encargaste y le pagas por resguardarlo. Muchas personas en San Felipe y en el país ya no saben dónde ir a sacar dinero de un cajero automático seguro. En San Felipe a lo menos ya no queda ninguno en el que no se hayan registrado a lo menos una clonación.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.