EL Observador

13:27 hrs. Viernes 22 de enero de 2016 Elizabeth Vergara Carrasco

Elevemos la confianza en la economía

Elizabeth Vergara Carrasco / Periodista

2015 fue un complejo año para la economía nacional, que no estuvo ajena al clima internacional de desaceleración y corrupción. Políticos en tribunales, boletas ideológicamente falsas, fraudes al Fisco, formalizaciones varias -donde un concejal calerano y un diputado del distrito también fueron protagonistas- colusiones y una economía que no despegó, son parte del resumen anual.

La inflación se movió sobre el rango meta y en el último Informe de Política Monetaria (IPoM) del Banco Central se volvió a postergar la convergencia a la meta, donde un tipo de cambio apreciado, que cerró el año a 710 pesos, avanzando 109 pesos en 2015, se ha traspasado en parte a los precios internos. Ni siquiera hemos podido disfrutar el bajo precio del crudo internacional.

Mientras el precio del cobre perdía terreno y se paralizaban, postergaban y cerraban faenas mineras, afectando directamente a nuestra economía basada en los comodities, la vicepresidenta de Black Rock en Chile -considerada como la mayor gestora de activos del mundo- no veía un mix de catalizadores para que los inversionistas volvieran a la bolsa local.

Las reformas estructurales mostraban las desconfianzas del empresariado. El discurso que se leía en las portadas de la prensa nacional anunciaba la hecatombe macroeconómica. Pero no fue así.

Contra todo pronóstico el desempleo sigue bajando. El INE informó el pasado 30 de diciembre que la desocupación en Chile cayó hasta 6,1 por ciento en el trimestre móvil septiembre-noviembre. El mismo día, el centro de estadísticas entregó su informe de sectores económicos, donde la Producción Industrial creció 0,6 por ciento, afectada positivamente por la minería. El comercio al por menor mostró una fuerte alza de 5,5 por ciento y el sector supermercados creció 4,8 por ciento.

En La Calera, el presupuesto municipal se incrementó para 2016, aproximadamente en 10 por ciento, lo que significa que hay 6.700 millones de pesos para continuar en la senda del desarrollo y el crecimiento.

Pero más allá de los datos, hay una polarización de discursos. En ese sentido, el "chaqueteo" tan clásico de nuestra cultura no le hace bien a nuestro país, la economía global se desaceleró, no fuimos los únicos; es más, nuestros datos de expansión están por sobre muchos países desarrollados y de la región.

El lenguaje construye realidades, los discursos inculcan pensamientos, seamos optimistas, decretemos que los últimos datos son una señal de brotes verdes y que este 2016 comenzará con el pie en el acelerador. Por el bien nuestro, por el bien del país.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.