EL Observador

9:37 hrs. Martes 03 de noviembre de 2015 Derouchette Bonnemaison Muñoz

¿Pasa usted o paso yo? Paso yo

Por favor, ponga atención, especialmente si usted es conductor y por sobre todo si transita con su vehículo por las calles céntricas de La Ligua. Estoy segura que conoce el ?paso de la muerte? ese que realiza el ?flaco? del dúo humorístico Dinamita Show y que yo no encuentro gracioso pero sé que muchos se ríen a carcajadas cuando lo ven. Me imagino que muchos alguna vez han movido el esqueleto imitando el paso del "gangnam style". Pero ¿conoce lo que es el "paso de cebra"?

No es un nuevo paso de baile, no es un helado, ni un grafiti pintado en el suelo y menos un santuario dedicado a este animal rayadito. Quizás algunos me digan que lo conocen más seriamente por "paso peatonal". Y si es así, lo que está claro es que muchos no conocen el significado de estas franjas blancas pintadas sobre la vía o de lo contrario simplemente no conocen el respeto por el peatón.

A diario llego caminando a mi lugar de trabajo y debo atravesar el "paso de cebra" que está frente a una verdulería por calle Portales, llego hasta la calle Vicuña Mackenna, entre Portales y Ortiz de Rozas, no tengo como cruzar a la vereda de al frente, pero de alguna forma lo hago y luego debo cruzar el paso de cebra de calle Ortiz de Rozas con Vicuña Mackenna.

El primer paso de cebra mencionado se nota que está marcado, el segundo tiene uno que otro rastro de que alguna vez se pintó, pero para ser sinceros está bien borroso, aunque creo que todos los conductores liguanos y afuerinos saben que ahí existe una señalética horizontal. Algo se nota. Sin embargo, pucha que cuesta que a una le permitan el paso.

Tras pararme en la orillita de la vereda, casi poniendo un pie en la calle, pero con precaución porque no confío en las habilidades de ningún conductor, espero que pase un auto, otro, otro y otro auto, algunos hasta pasan revisando el celular y de vez en cuando mirando para adelante. Cuando tengo suerte, uno se detiene, mueve la mano indicando la pasada y algunos la agitan con entusiasmo como diciendo "pase rapidito". Y otras veces tengo que esperar a que no venga ningún auto para cruzar.

Simplemente, los conductores están olvidando el respeto por los peatones. Y pareciera ser que también por ellos mismos, sin ir más lejos, recientemente Carabineros de La Ligua informó que los accidentes de tránsito han aumentado considerablemente, tanto en el centro de la ciudad donde no se respetan las señaléticas verticales ni horizontales, y demás está decir lo que pasa en la recta de Quebradilla. Claramente, la educación vial no es el fuerte de los conductores en esta comuna.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.