EL Observador

17:10 hrs. Miércoles 09 de octubre de 2013 Darío Aguilera Manzano

Religiosidad Popular en Petorca. Una muestra genuina de refugio de identidad local

Durante la primavera se llevan a cabo en la Provincia de Petorca muestras de devoción popular, que han evolucionado durante siglos, constituyendo un valioso sincretismo cultural entre las milenarias tradiciones religiosas de los habitantes precolombinos y la influencia cristiana hispana, siendo un elemento central de nuestro patrimonio vivo.

Sus formas se presentan de manera variopinta, destacando las festividades que congregan a una gran población en torno al culto a la Virgen María y santos patronos. En ella toman un papel preponderante los Bailes Religiosos, que rinden pleitesía y culto a la Virgen, con sus vistosas vestimentas y bulliciosos instrumentos, brindando una verdadera fiesta para los sentidos. Asimismo, destaca la participación de las municipalidades y comunidades locales, que son los que dan vida cada año a estas celebraciones religiosas.

La fe que mueve a los participantes de estos bailes es su sello característico y la devoción se siente cada vez que bailan y tocan sus instrumentos al son de la letanía de la procesión.
Los bailes se pueden clasificar en dos grandes categorías: los bailes chinos y los bailes danzantes, como término genérico. Éstos últimos se subdividen en bailes danzantes (como particular), gitanos e indios. Así, la multiplicidad de formas de bailes como sus modos de adoración, nos muestra que la devoción popular no requiere la determinación eclesiástica para practicar la fe.

Estas fiestas son grandes y largas procesiones que reúnen a peregrinos que recorren las calles de las localidades anfitrionas, decoradas con adornos multicolores. Además se realiza el "canto a lo divino" en donde un grupo de cantautores cantan en rueda junto a una imagen religiosa durante toda la noche.

En la Provincia de Petorca destacan las celebraciones de Nuestra Señora del Carmen de Placilla de La Ligua y Cabildo, la de Nuestra Señora del Rosario de Valle Hermoso y la de Nuestra Señora de la Merced de Petorca. Además de las festividades de santos patronos como San Lorenzo en Cabildo y las de San Pedro en Los Molles, Pichicuy, Las Salinas y Papudo.

Este panorama de interculturalidad revela la gran importancia que tienen estas manifestaciones religiosas populares, pues, quizás, constituyen el más importante elemento de construcción de identidad local de nuestro territorio, en donde incluso es posible apreciar genuinos elementos culturales de los ancestros precolombinos de la zona, de ahí la urgencia de su documentación y la importancia de su difusión y conservación para las futuras generaciones.

Entendiendo el gran valor de estas tradiciones para el desarrollo local y como una medida de salvaguarda de las mismas, el Museo La Ligua, inauguró el año pasado la sala Religiosidad Popular, espacio permanente que promueve de manera amena y entretenida una mayor valoración de este patrimonio en la comunidad y por consiguiente, su conservación en nuestro territorio.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.