EL Observador

18:19 hrs. Lunes 09 de septiembre de 2013 Carlos Gómez

La importancia de prevenir el uso de hilo curado

Carlos Gómez / Docente Prevención de Riesgos - Universidad Federico Santa María

En el marco de la temporada festiva se lanzó una nueva versión de la campaña "Volantín Seguro 2013", para evitar el uso de hilo curado y prevenir accidentes. Sin embargo, cada año es posible encontrar en el comercio este elemento, razón por la que se repiten lesiones y accidentes por su uso.

Bien es sabido que el hilo curado presenta un riesgo de corte de piel al entrar en contacto, a esto agrega el peligro que significa el hecho que esté revestido por un componente altamente abrasivo y cortante como es el vidrio molido, lo que lo hace un agente de alta peligrosidad, ya no sólo para la piel, sino también para la musculatura y aparato circulatorio del cuerpo, pudiendo llegar a afectar hasta los huesos.

Por ello es importante no acercarse a elevar un volantín en lugares no autorizados o donde existen competencias entre personas que lo manejen; no correr tras un volantín al que han eliminado de competencia (volantín cortado), ya que puede existir en los alrededores o en el mismo volantín, trozos de hilo curado; suponer que cualquier trozo de hilo que cuelga o se encuentra en el suelo puede estar curado; practicar el juego del volantín en lugares habilitados, lejos de tendidos eléctricos y de tránsito de vehículos y personas; y por último no fabricar o adquirir volantines con papel metálico o de aluminio.

Actualmente, algunas personas están realizando el mismo proceso de curado de hilo con cuarzo, pensando que al no realizarlo con vidrio estarían en la legalidad, pero están equivocados al respecto, ya que el problema latente del uso de hilo curado sólo se podrá atacar con el apoyo de la sociedad, la promoción del autocuidado y educación.

La fabricación con hilo curado está catalogada como delito desde el año 2005, es por ello que es fundamental educar a los niños y concientizar a los adultos sobre los riesgos de este elemento. Mientras no se eduque no habrá un cambio significativo en las personas, ya que en muchas ocasiones son los hijos pequeños quienes aplican en el hogar lo aprendido en el colegio. En cuanto a la población adulta, sería bueno incorporarla como política de seguridad pública, promoviendo en distintas agrupaciones sociales este riesgo latente en estas fechas.

Problemas como el uso de hilo curado demuestran que en Chile no existe cultura preventiva, frente a esto es fundamental la educación y la modificación de las penas como soluciones a futuro. Es necesario un cambio cultural a nivel general, donde las autoridades fomenten a través de premios y reconocimientos a quienes desarrollen este importante y hermoso juego popular de forma segura y responsable.



Portadas El Observador


 
 

Casa Matriz
La Concepción 277. Casilla 1 - D.
Quillota, V Región, Chile.